miércoles, 18 de noviembre de 2009

CELOS

Esa noche habíamos quedado con unos amigos para cenar, mientras mi pareja me esperaba abajo, en el salón, yo terminaba de darme los últimos toques en mi habitación. Había elegido un vestido de Moschino negro, sólo tengo un par de vestidos de firma porque mi economía no da para más, pero este vestido fue una buena inversión, es un fondo de armario estupendo. El vestido, sin mangas se amolda a mi cuerpo como una segunda piel, acaba en medio muslo así que deja ver gran parte de mis piernas. Había elegido una chaqueta corte chanel que realzaba mi cintura y unas sandalias de unos tacones vertiginosos. Esa mañana había estado en la peluquería y, habían utilizado una nueva técnica que dieron como resultado una cascada de un rizo precioso cayendo por mi espalda.

Mientras bajaba las escaleras hacia el salón escuché un Guauuu!!! ese vestido te hace unas piernas kilométricas cariño!! pregunté un poco dudosa: "Te gusta??" sabía que el vestido podría traerme problemas, "sí, claro que sí, me encanta", respiré tranquila, parecía que todo iba bien.

Llegamos al restaurante donde habíamos quedado, tuvimos que andar unos metros desde donde habíamos aparcado, íbamos cogidos de la mano cuando me dijo: "Cariño vas tan guapa que llamas la atención", este comentario provocó que arrugara la nariz en una mueca, esto mismo lo había escuchado muchas veces y no estaba segura de si era un halago o un reproche, de todos modos yo no veía a nadie mirándome.

Entramos al restaurante y nos dirigimos a la mesa donde ya estaban nuestros amigos, la cena fue estupenda, hubo risas y un ambiente muy relajado, aunque según mi pareja y mi amigo el camarero estaba muy pendiente de mí, pero como lo comentaban entre risas no me preocupó demasiado. Al salir de allí decidimos ir a tomar una copa, cuando llegamos mi amiga se puso a bailar, los demás nos sentamos. Mi pareja estaba sentada a mi derecha, mi amigo a mi izq. Mi amiga me animaba a que saliera a bailar con ella, pero como tengo experiencia en esto de los celos decidí hacer primero un reconocimiento del terreno, al fondo a la derecha, había un grupo de tres treinteañeros como nosotros que miraban en mi dirección, decidí no salir para evitar problemas.

Cuando ya llevábamos un rato allí uno de los treintañeros se acerca, pasa de mis dos acompañantes y me pregunta con una sonrisa de oreja a oreja: Hola preciosa, tienes fuego? me dieron ganas de decirle, pero hombre! no ves que estoy en medio de dos tíos? no podías ser un poco más sutil? le dije que no con una media sonrisa. Mi pareja le dijo con cara de pocos amigos que si quería le daba fuego él pero el de la sonrisa profident le dijo que no con todo su morro y se volvió a su grupo. Decidimos irnos, a la salida nos cruzamos con un par de chicos que entraban en ese momento y decidieron tirarme un beso y eso fue el remate.

De camino a casa mi pareja me dijo enfadado que si sabía que llamaba la atención no debería ponerme tan guapa, me sentí mal y la noche que prometía ser estupenda terminó siendo un desastre. Este tipo de contratiempos terminan haciéndome sentir culpable siempre, aunque estoy segura de no provocar este tipo de situaciones, todo lo contrario, huyo de ellas porque sólo me traen problemas.

" Todavía existe esa rémora que confunde el amor con la posesión. La persona amada no pertenece a nadie"
Laia Maruli



imagen sacada de susana-mispensamientos.blogspot.com


12 comentarios:

WHO dijo...

Hay algo innegable, muchos hombres se creen en el derecho de poseer todo lo concerniente a sus parejas, incluso su libertad, este pensamiento y actitud sólo refleja una personalidad inmadura y una reminiscencia del cazador que tiene su trofeo-pareja sólo para él.
Ello, unido a la falta de respeto y educación por parte de otros hombres hacen la combinación resultante que has vivido esta noche.
Relájate y analiza lo sucedido desde una perspectiva serena y pensando que le ha pasado a otra, quizás logres ver la realidad de tu relación, después ya estarás preparada para tomar la decisión correcta.
Un beso muy fuerte, Who.

ADRIANO dijo...

De entrada, el no saber si era un halago o un reproche el comentario durante el camino al restaurante da la clave de que esto no es una novedad.
Quizás se sintiera más cómodo si llevaras un burka, así se aseguraría de no podrías interesar a nadie.
Los celos injustificados delatan la inseguridad de quien los siente, y pueden marcar la relación.
No hay nada más satisfactorio que saber que tu pareja resulta atractiv@ para la mayoría, pero escoge permanecer a tu lado. Pero para eso hay que estar seguro de uno mismo, y correr el riesgo.

Pkdor dijo...

No estoy de acuerdo con los comentarios tremendistas de Who y Adriano. El amor es posesivo y excluyente. Y a nadie, sea hombre o mujer, le gusta que le echen los trastos a su pareja en sus narices. El secreto está en la medida de las cosas. Uno (o una) se puede poner celoso ante cosas como las que cuentas, pero hasta cierto límite.
Por lo demás, lo único que le puedes reprochar a tu pareja es que te dijera que ibas muy guapa. La próxima vez le dices que no vas guapa sino que lo eres. Porque la hermosura se tiene o no se tiene. Y un vestido no puede hacer nada al respecto.

disancor dijo...

Nada que añadir. Hay comentarios a favor y en contra, Tú a lo tuyo, y no dejes de pasear con orgullo la fijura con que la naturalezsa te ha premiado. La belleza es sólo tuya, y eres tú quien debes de cuidarla y presentarla como te de gana. Lo importante es que te sientas a gusto contigo misma. Tú pareja debería ir muy orgulloso a tú lado.
Un abrazo,

Ut dijo...

Los celos nunca son buenos ya que es sinónimo de falta de confíanza. A mi me encantaría ir por la calle con mi pareja y presumir de su belleza y no esconderla "para que nadie me la quite". Creo que los celosos demuestran una gran inseguridad y siempre piensan que su amado/a les va a ser arrebatado. De lo que no se dan cuenta es que ellos mismos son los que hacen la relación imposible.

Un beso

Ut

Gala dijo...

Estoy de acuerdo que en este caso deberia sentirse muy orgulloso de tener al lado una preciosa mujer.
Los celos separan a muchas parejas, los la inseguridad puede con estas personas.

Besitos

Agua dijo...

Querida Silver, antes de ponerme a escribir he tenido que hacer todo un esfuerzo por cerrar mi boca y contenerme para no soltar la ira que me provoca este tipo de situaciones.... Bueno vamos allá e intentaré ser suave. Hay una parte de mi trabajo que me ha hecho ser testigo directo de este tipo de situaciones, donde el hombre en el reflejo de su inseguridad como tal, aliena la voluntad y libertad y tranquilidad de su pareja, pero lo peor de todo, no es estos celos alienadores y destructivos sino el SENTIMIENTO DE CULPA que genera en las mujer que los sufre, hasta el punto de que dejan de vestir,maquillarse, hablar, mirar, y vivir por no enfadar al cónyuge... Terrible lo que puede llegar a ser esta situación con el paso del tiempo, créeme!!!. No digo, por favor que esto te vaya a ocurrir a ti, pero ojo, querida amiga, busca y respeta tu libertad POR ENCIMA DE TODO, la confianza en el ser amado no se mide por los centímetros de una falda. No vuelvas a sentirte culpable, vive tu vida desde la libertad y a la persona que este a tu lado pídele que te quiera, pero que sea un querer SANO. Bueno que me enciendo... perdona si te ha molestado algo de lo que he dicho. Un beso muy fuerte y no permitas que se repita estas situaciones.

WHO dijo...

Inteligente Agua, suscribo todas y cada una de tus sensatas palabras,
Un beso y un lujo leerte.
Siempre leal a tu belleza, WHo.

Soy-yo-mara dijo...

De paso por el blog de Who,te encontre y me he permitido entrar en tu pagina.
Sabes qué me da bronca en esa situación que relatas?Hay hombres que se permiten el lujo de exigirnos que seamos "bipolares". Esplendidas cuando ellos necesitan presentarnos y quedar bien ante su público y mojigatas cuando ellos deciden que no momento de lucirse.Asombroso,no?.
Vamos a dejarles claro quienes somos!!!!!!!!Mujeres maravillosas SIEMPRE y lo que tienen que aprender es a tener confianza en sí mismo y comprender que si estamos con El es "porque nos da la gana" y no porque necesitemos un guardaespaldas.

Besos y te invito a pasar por mi blog.

silver´smoon dijo...

Who, para mi desgracia llevo muchos años sufriendo los celos y por mi experiencia puedo decir que destruyen una relación, la hace añicos. Aunque la persona celosa sea un ser excepcional, que si no fuera por los celos sería casi perfecto, aunque intentes entenderle, aunque intentes ayudarle, al final todo se va al garete. Y eso es lo que ha pasado con mi relación.

Eso es Adriano, no sabía si era un halago o un reproche porque ha pasado demasiadas veces, él intenta que no pase, intenta halagarme, soy consciente de que intenta no sentir esos celos, pero finalmente siempre pasa algo que hace que salgan a flote.

Hola Pkdor! bienvenido a mi blog que es tu casa. Sé que la situación del bar de copas es difícil de llevar para cualquier persona, no es algo muy habitual. Quizá en una situación así puede parecer comprensible que, en un momento dado, mi pareja intente ahuyentar al moscón, pero creo que debería confiar en mí, no estaba en peligro por lo tanto no necesitaba su ayuda, podía hacerle ver a ese chico que no tenía nada que hacer.

Disancor, tampoco te creas que hay tanto que pasear jajaja. No me gusta llamar la atención así que no suelo ponerme ni minifaldas ni escotes muy pronunciados excepto en alguna ocasión, aún así a las mujeres nos gusta ser femeninas y sentirnos guapas y atractivas, deberíamos poder hacerlo sin tener problemas.

Uff Ut, tú has vivido conmigo algunas de estas ocasiones y sabes lo que los celos me hacen sufrir. Desde luego la falta de confianza es lo peor de todo, es lo que más duele. Que la persona a la que amas no confíe en tí te parte en dos.

Agua, no sólo no me ha molestado sino que te doy toda la razón. Fíjate si sé que la tienes que a mí me ha pasado eso que dices, hubo un tiempo en que dejé de maquillarme y de ponerme atractiva, hasta tal punto que no me pintaba las uñas ni utilizaba pendientes, aún así el seguía viendo que los hombres me miraban y seguía llamando la atención. Tengo que decir en honor a la verdad que él nunca me prohibió nada, yo lo hacía por evitar, hasta que me dí cuenta que con mi actitud estaba alimentando sus celos y un buen día decidí ser yo, tener amigos varones (que hasta entonces no los había tenido) y volver a disfrutar sintiéndome mujer. Tuvo consecuencias desde luego, desde entonces nada volvió a ser igual, fue el principio del fin.

Mara, lo del guardaespaldas es algo asombroso, le he dicho a mi pareja hasta la saciedad que no necesito guardaespaldas, que sé decir NO yo solita. Por otro lado mi pareja no me hubiera lucido nunca en ninguna circunstancia, sólo quería ver mi luz en casa.

Deciros a todos que los celos son horribles tanto para el que los sufre como para el que los siente. Mi relación se ha roto por ellos. He visto a mi pareja llorar y sufrir cada vez que los ha sentido y sobra decir el calvario que es para la mujer que los sufre. El sentimiento de culpabilidad se lavanta y se acuesta contigo.

Quería compartirlo con vosotros, os agradezco muchísimo vuestras opiniones.

Un beso grande a todos

Agua dijo...

Un beso muy fuerte!!

silver´smoon dijo...

Otro para ti Agua

Mara, perdona mi descortesía, este tema me desubica un poco y se me ha pasado darte la bienvenida a mi blog, como le decía a Pkdor, esta es tu casa y muchas gracias por pasarte por aquí

Otro beso para las dos