martes, 23 de marzo de 2010

BRILLAR CON LUZ PROPIA

No os ha pasado que a veces nos sentimos pequeñitos por las circunstancias que nos toca vivir?? de pronto es como si no existiéramos para el resto, aunque la realidad sea bien distinta.

Para esos días que os sintáis pequeñitos, que sintáis que vuestra luz no brilla con la misma intensidad que la de los demás, os voy a contar un cuento que leí hace tiempo y me encantó.

"En un altísimo lampati, unos de los árboles más majestuosos y viejos de Tailandia, vivían una comunicad de luciérnagas. Cada anochecer, cuando todo se quedaba a oscuras, todas las luciérnagas abandonaban el árbol para llenar el cielo de destellos. Jugaban a hacer figuras con sus luces bailando en el aire para crear un sinfín de centelleos brillantes y espectaculares. Pero entre todas las luciérnagas que vivían en el lampati había una muy pequeñita que no le gustaba salir a volar.

Toda su familia estaban preocupados por la pequeña luciérnaga, ellos se lo pasaban tan bien brillando en la oscuridad que no entendían por qué la pequeña luciérnaga no les acompañaba nunca.

Un anochecer, cuando todas las luciérnagas habían salido a volar, la abuela luciérnaga se acercó a la pequeña y le preguntó con delicadeza:
-¿Qué te sucede, mi pequeña niña? ¿Cuál es la razón por la que nunca quieres venir a volar e iluminar la noche con nosotros?
- No me gusta volar!!- respondió la pequeña- ¿para qué he de salir si con la luz que tengo nunca podré brillar como la luna?. La luna es grande y brillante y yo a su lado no soy nada, no soy más que una ridícula chispita.
- Ay, mi niña!! hay una cosa de la luna que desconoces. La luna no tiene la misma luz todas las noches, hay noches en que está radiante, en cambio otras se esconde, su brillo desaparece y deja al mundo sumido en la más profunda oscuridad. La luz de la luna depende del sol, en cambio tú, pequeña, siempre brillarás con la misma fuerza y lo harás con tu propia luz.

A partir de entonces la pequeña luciérnaga salió cada noche a volar con su familia. Y así aprendió que cada uno ha de brillar con su propia luz"

Pues nunca mejor dicho, aplicaros el cuento jeje. No olvidéis brillar con vuestra propia luz.


" El corazón en paz ve una fiesta en todas las aldeas"
Proverbio hindú

imagen obtenida de palabra-nocturna.espacioblog.com

22 comentarios:

ADRIANO dijo...

Gracias por el cuento, intentaré recordarlo esos días en los que uno siente que su luz es muy débil, o que está eclipsada por la de otros.
Besos

Jordi Gil dijo...

Me ha gustado... aunque lo de tener luz en el culo... no se.

Ut dijo...

Pues yo suelo brillar como la luna, hay momentos en los que me siento radiante y lleno de luz y otros en los que todo está oscuro y no soy capaz de iluminar na de ná.

Intentaré esforzarme y aplicarme para que mi luz se vea hasta en la china.

Un beso

Ut

Alforte dijo...

Coincido con Ut en que la intensidad de mi luz tambien depende de las más variadas condiciones atmosféricas y personales, intentaremos recordar a esa luciérnaga para encontrar la equilibrada intensidad de mi brillo.
Hermosa entrada, como hermosa deduzco que es la intensidad de tu luz.
Besos brillantes.

WHO dijo...

Esa es la positividad que siempre espero encontrar en tus letras, reflejo de tu rico mundo interior.
Respecto al Post conjunto, creo que el resultado será genial, no lo compares con el que realicé con Agua, cada obra tiene vida y luz propia, con la que seamos capaces de emanar brillaremos, ¿no crees?. Aplícate tu medicina encanto.
Quedo a la espera de tus propuestas, también yo te haré las mías, ya sabes donde encontrarme.
Un beso con poca luz, Who.

Yamuna dijo...

Me ha encantado el cuento.
Gracias.
Un abrazo muy luminoso! Sina

Cesc dijo...

El poder de la propia energía eclipsa todo lo demás.

Druida de noche dijo...

muy bueno, profundizad la diferencia. En la diferencia esta la libertad ¿no? eso me dice tu escrito....

beso diferente

druida

wizard dijo...

Los seres pequeñitos cambiaremos en el mundo. Todos tenemos una luz propia capaz de mover oceanos y convertirlos en magia. petons

Len0re dijo...

Bonito cuento, que bueno que todos pudiesemos sacar lo mejor de nosotros a través de nuestra luz interior...lástima que precisamente esa luz interior, sea tan dificil sacarla a relucir.
Brilla mucho wapisima.

theodore dijo...

No sé si tu luz sería o no cambiante antes de leer este bonito cuento, pero desde luego te aplicaste bien el mensaje, porque brillas con mucha intensidad. Oh yeah.

Un besote muy iluminado, resalá!!

Mara dijo...

Precioso cuento! Que tu luz siga brillando.

Adrianos dijo...

yo por las noches intendo no brillar mucho que a Alberto le molesta la luz y no puede dormir jejeje

precioso el cuento y a ver si se lo aplican los quejicas de esta vida :-)

Silver's Moon dijo...

En esos días es cuando más tenemos que brillar Adriano.

Jajaajaja, me parto contigo Jordi

Eso es Ut, precisamente cuando todo esté oscuro es cuando más tienes que brillar rey.

Me alegro que te haya gustado Alforte, no creo que tengas problemas en encontrar ese equilibrio, tu luz llega hasta aquí.

Cuanto me alegra que te haya gustado Who. Me encantará hacer ese post contigo, pensaré en algún tema y estaré pendiente de tus propuestas. Uff que nervios!! jeje

Yamuna!! gracias por pasarte por aquí!! un abrazo igual de luminoso para ti.

Cierto Cesc, el problema viene cuando se nos olvida que poseemos esa energía, verdad? Estoy segura que tu energía no deja de eclipsar.

Buena forma de verlo Druida, si aceptamos que somos diferentes y no por eso inferiores, nos sentiremos con la libertad de mostrarnos como somos.

Claro que si Wizard, todos somos seres únicos y maravillosos, y con sólo un puñado de tierra que transportáramos cada uno de nosotros moveríamos una montaña.

Sí Lenore, hay momentos en la vida que incluso llegamos a dudar que tenemos luz propia, pero es en esos momentos cuando debemos recordar el cuento ;-)

Jajaja gracias resalao, mi luz intensa?? ná, nada que ver con la tuya que hace entornar los ojos.

Mara! me alegra mucho seguir encontrándote por aquí! Espero que el resplandor de mi luz acompañe al tuyo.

Jaajaja Adrianos seguro que Alberto se enamoró de esa luz que emana tu sonrisa. Vamos, que le podemos preguntar, pero me apostaría un viaje a Grecia a que a Alberto no le molesta tu luz en ningún momento del día :p

A LOS 13 UN BESO FUERTE CON LUZ TENUE, DE LA QUE SUAVIZA EL AMBIENTE Y NO MOLESTA LOS OJOS Y MI AGRADECIMIENTO POR VUESTRA VISITA

Dissortat dijo...

Aunque tarde (cosas de trabajo) te escribo unas letras para agradecerte tan bonita historia. Brillar con nuestra luz propia, no depender de otros es algo crucial en nuestras vidas.
Un abrazo muy fuerte

Gala dijo...

Esperanzadoras palabras para los que en un momento dado nos sentimos inferiores.
Asi es, cada uno tenemos nuestra luz propia y no debemos temer luces más brillantes.

Besos

Rudy Spillman dijo...

Silver's moon, tu pequeño relato también brilla con luz propia y sirve de guía a quienes no saben de autoestima y a dejar de lado las tan odiosas comparaciones que nos enseña esta sociedad en la que se supone que todos debiéramos evolucionar.
Brillante fin de semana, querida amiga.

LOCURAS dijo...

Silver`s Que belleza, me encanto!!!
es cierto a veces nos sentimos que nuestra luz se opaca!... me encantó tu cuebto!!!
Mil gracias!!
besotes

Joy dijo...

Hola Silver.

Es la primera vez que me dejo caer por aquí, pero te aseguro que no será la última ya que me ha encantado pasearme por tu blog.

Escribes muy lindo en los diferentes post que he leído... transmites; y este relato lo has recreado con fuerza, así que gracias por él y A BRILLAR! Cada uno desde su lugar, desde su función, desde su hogar, desde lo que le pide su alma...

Si te apetece venir a visitarme, serás bienvenida
http://espirituavalon.blogspot.com/

Un abrazo grande

Silver's Moon dijo...

Sí Dissortat, es crucial no dejarse eclipsar ni pretender brillar más que nadie, sólo mostrar nuestra luz.

Eso es Gala, no hay que temer a esas luces brillantes que tanto ciegan, a pesar de ellas, nuestra luz seguirá brillando.

Sí Rudy, por desgracia vivimos en una sociedad que nos manipula y nos enseña a competir continuamente. Esto provoca frustraciones y autoestimas por los suelos. Espero de corazón que todos sepamos encontrar esa luz que nos hace únicos.

Gracias Gabita, me gusta que te guste jeje. Pues eso, a no olvidar que nadie nos opaca si nosotros no queremos ;-)

Bienvenida Joy!!!! muchas gracias por pasarte por aquí!! me he pasado por tu blog y me ha encantado, así que, con tu permiso me quedo por allí jeje.

UN BESO LLENO DE LUZ PARA TODOS VOSOTROS Y MUCHÍSIMAS GRACIAS POR VUESTRA VISITA

Bimbi dijo...

Que maravilla de cuento. Seguro que tu te lo aplicaste y por eso brillas asi de bien.
Fue un placer hablar contigo anoche.

Me guardo el cuento

Besotes

Silver's Moon dijo...

Acabo de descubrir tu comentario Bimbi!! para mí también fue un placer ;-)

Besitos