lunes, 14 de noviembre de 2011

EL SECRETO DE LA FELICIDAD :)

foto de Silver

Cierto mercader envió a su hijo con el más sabio de todos los hombres para que aprendiera el Secreto de la Felicidad. El joven anduvo durante cuarenta días por el desierto, hasta que llegó a un hermoso castillo, en lo alto de la montaña. Allí vivía el sabio que buscaba.

Sin embargo, en vez de encontrar a un hombre santo, nuestro héroe entró en una sala y vio una actividad inmensa; mercaderes que entraban y salían, personas conversando en los rincones, una pequeña orquesta que tocaba melodías suaves y una mesa repleta de los más deliciosos manjares de aquella región del mundo.

El sabio conversaba con todos, y el joven tuvo que esperar dos horas para que lo atendiera. El sabio escuchó atentamente el motivo de su visita, pero le dijo que en aquel momento no tenía tiempo de explicarle el Secreto de la Felicidad. Le sugirió que diese un paseo por su palacio y volviese dos horas más tarde.

—Pero quiero pedirte un favor—añadió el sabio entregándole una cucharita de té en la que dejó caer dos gotas de aceite—. Mientras caminas, lleva esta cucharita y cuida que el aceite no se derrame.

El joven comenzó a subir y bajar las escalinatas del palacio manteniendo siempre los ojos fijos en la cuchara. Pasadas las dos horas, retornó a la presencia del sabio.

—¿Qué tal?—preguntó el sabio— ¿Viste los tapices de Persia que hay en mi comedor? ¿Viste el jardín que el Maestro de los Jardineros tardó diez años en crear? ¿Reparaste en los bellos pergaminos de mi biblioteca?

El joven avergonzado, confesó que no había visto nada. Su única preocupación había sido no derramar las gotas de aceite que el Sabio le había confiado.

—Pues entonces vuelve y conoce las maravillas de mi mundo, dijo el Sabio. No puedes confiar en un hombre si no conoces su casa.

Ya más tranquilo, el joven tomó nuevamente la cuchara y volvió a pasear por el palacio, esta vez mirando con atención todas las obras de arte que adornaban el techo y las paredes.

Vio los jardines, las montañas a su alrededor, la delicadeza de las flores, el esmero con que cada obra de arte estaba colocada en su lugar. De regreso a la presencia del Sabio, le relató detalladamente todo lo que había visto.

—¿Pero dónde están las dos gotas de aceite que te confié?, preguntó el Sabio. El joven miró la cuchara y se dio cuenta de que las había derramado.

—Pues éste es el único consejo que puedo darte —le dijo el más Sabio de todos los Sabios—. El Secreto de la Felicidad está en mirar todas las maravillas del mundo, pero sin olvidarse nunca de las dos gotas de aceite en la cuchara.

“El Secreto de la Felicidad está en saber disfrutar de los grandes placeres de la vida sin olvidar las pequeñas cosas que tenemos a nuestro alcance"...

Paulo Coelho

18 comentarios:

Ut dijo...

Genial! Ya conozco el secreto, ahora solo tengo que llevarlo acabo. Pienso esmerarme todo lo que pueda para ser más feliz.

Te voy contando...

Besos

UT

Joe dijo...

que historia tan sobria y buena... me encanto. es de Paulo Coelho? Lei un par de sus libros y siempre tiene una frase asi para compartir...
beso enorme!

Jordi Gil dijo...

Creo que poco a poco que voy conociendo al señor Coelho mas convencido estoy en que no tenemos nada en común, que vivimos en mundos diferentes.

Paula Yatiqué dijo...

Precioso el blog & la entrada (:
Te sigo, pasate :D
Un beso^^

◊ Dissortat ◊ dijo...

No sé si está ahí el secreto, como tampoco sé si la felicidad tal como nos la venden existe. Hoy no sé demasiado me parece a mí.

Un abrazo.

disancor dijo...

No esta mal la visión de la felicidad que tiene Paulo Coelho. Pero, además hay que empeñarse en ser feliz, y no poner muchas trabas cuando creamos que la tenemos cerca. Es mejor arriesgarse que llorar una oportunidad perdida.
De todas formas, es muy complicada la vida.
Un abrazo.

JL dijo...

Támbien se podría decir que la búsqueda de la felicidad es aquello que nos impide disfrutarla,
cuando somos felices no nos damos cuenta que lo somos y cuando somos infelices es cuando la echamos de menos.

Elcaligrafista dijo...

Me encantó (en una epoca me devoraba las enseñanzas Sufi). El camino de la felicidad es ese equilibrio que dice el sabio, pero la felicidad misma es romperlo!.

mi beso

Anónimo dijo...

Hace tiempo que dejé de preguntarme acerca de las claves de la felicidad, actualmente soy moderadamente feliz, con eso me basta, si vienes te lo cuento, es muy sencillo.
Un beso pleno de felicidad, Óscar.

disancor dijo...

Te deseo un feliz fin de semana.
Un abrazo.

Galería de Letras dijo...

Dios todos los días nos da una serenata con el bello canto de los pájaros y nos envía flores y muchas personas no lo aprecian. La felicidad está en saber disfrutar las maravillas de la vida que en muchos casos son tan pequeñas.

Un abrazo fuerte desde mi Galería, la que me gustaría que visitaras.

disancor dijo...

Feliz fin de semana.
Un abrazo.

Mara dijo...

Me gusta mucho Pablo Coelho. Para mí es disfrutar del presente y aceptarlo siempre. Un abrazo.

disancor dijo...

Feliz fin de semana.
Un abrazo.

disancor dijo...

Con mis mejores deseos, feliz fin de semana.
Un beso.

disancor dijo...

Feliz fin de semana y Feliz Navidad.
Un beso.

disancor dijo...

Mis mejores deseos en estas Fiestas.
para ti y tú familia
Un abrazo y FELIZ NAVIDAD.

Silver's Moon dijo...

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios, en especial a mi querido amigo Disancor por sus buenos deseos cada semana. Siento mucho mi ausencia,pronto me pondré al día con vuestros blogs. Un beso gigante para cada uno de vosotros y Felices Fiestas!!!