jueves, 15 de octubre de 2009

LA SENCILLEZ


Hace unos meses leí un libro que se titula "El encanto de una vida simple", al principio, el libro en sí no parece nada excepcional, la protagonista se pasa el tiempo haciendo tartas y plantando las flores estacionales en su jardín, aún así lo acabé por mi manía de no dejar un libro inconcluso.


Una vez terminado descubrí que el libro me había calado más de lo que imaginé, me hizo pensar en todas esas cosas que tenemos a nuestro alcance, de las que podemos disfrutar cuando queramos, a solas o en compañía, que nos hace sentir bien y aún así no solemos valorar. Todas esas cosas que pasan por nuestra vida de puntillas, sin hacer ruido, y se van como han llegado, sin apenas apreciación por nuestra parte. Los verdaderos placeres de la vida, que no tienen precio (como la mastercard), como contemplar un amanecer en el campo, relajarse mirando al mar o tumbarse y adivinar la forma de las nubes...


No sé, me imagino que cada uno tendrá uno preferido, a mi me gusta mucho tumbarme en el césped y observar los árboles recortados en el cielo, en el invierno, me gusta enrollarme en una manta en el sofá con una taza de café o de té bien caliente leyendo un libro mientras oigo la lluvia en los cristales... o contemplar los colores del cielo cuando está atardeciendo, o mirar las estrellas en una noche de verano....


Y vosotros, con qué sencillez de la vida disfrutáis más?


"Las pequeñas alegrías alimentan el cuerpo y el alma a través de los sentidos. Debemos saborear el arte de la pequeñez"

Sarah Berhardt

Imagen sacada de literaturaenelgisibol.blogspot


6 comentarios:

disancor dijo...

Las cosas pequeñas, esas que pasan casi desapercibidas, son las que calan más hondo en nostros. Hay cosas tontas que llenan el pensamiento con más fuerza que las importantes.
Tienes razón, eres una romántica. Viva el romantismo!
Saludos.--

Ut dijo...

¿Qué sencillez? Ufffffffff, pues no sé, quizás sentarme en un banco en Gran Vía y observar. Me encanta: bueno, bonito y barato.

Pero me quedo con un buen atardecer en la playa del Palmar en cadiz. No tiene precio!

besos

Ut

ADRIANO dijo...

La primera entrada en mi blog se trataba de las cosas que me gustan, ahí están muchas, no todas porque tuve la intención de ampliar pero no he vuelto a sentarme a pensar en ello.
Sin embargo, hay cosas nuevas en mi vida que añadiría: observar a mi pareja dormir, despertarme a su lado, recibir una llamada suya, un mensaje...
Hay algo que me hace sentir muy bien y que parece una tontería: recibir llamadas de mis amigos en ese día que estás un poco tonto y ellos no lo saben...
Y comparto afición con Ut, la Gran Vía de Madrid a cualquier hora del día o de la noche.
Besos

silver´smoon dijo...

Eso es disancor, calan en nosotros aunque a veces no lo sepamos apreciar.

Ut, yo disfruto mucho de los paseos contigo por la Gran Via y el Madrid de los austrias, gracias a ti ahora soy adicta a esos paseos

Sí Adriano, la verdad es que eso no está pagado con nada, recibir un TQM en un sms es la leche

Muchas gracias por vuestros comentarios.
Besitos

Jordi Gil dijo...

Yo me quedo embobado viendo las nubes en verano. Las negras de lluvia de invierno no me gustan. Por cierto, no se porque blogger no actualiza tu blog en mi lista, he probado varias cosas, pero nada. Será que le gusta ese post.

silver´smoon dijo...

Siiii, son preciosas en verano, en contraste con ese cielo de azul alucinante! son una maravilla.

Espero que se solucione pronto, es muy cómodo ver las últimas actualizaciones.

Como siempre, muchas gracias por tu comentario.

Un beso